Anterior

Anterior

  •  

04/11/2011  Historia del Club

1919-1929

Antecedentes | 1909-1919 | 1919-1929 | 1929-1939
| 1939-1949 | 1949-1959 | 1959-1969 | 1969-1979
| 1979-1989 | 1989-1999 | 1999-2008

2760 Visitas |  Comentarios
| Valoración media:
  • 1919-1929
  • 1919-1929
  • 1919-1929
  • 1919-1929
  • 1919-1929
  • 1919-1929
AtrásAdelante

La pugna con el Real Unión por la hegemonía del fútbol gipuzkoano y los frecuentes partidos internacionales marcan esta segunda década que termina con la triple final de Copa de Santander y con el nacimiento de la Liga.

La pugna por la supremacía en Gipuzkoa

Real Sociedad y Real Unión protagonizarán a lo largo de toda la década una bonita y deportiva lucha en busca de la supremacía dentro del fútbol gipuzkoano. Los primeros años la pugna se decanta del lado irunés, pero en la temporada 1922-23 los dos equipos se enfrentan a doble vuelta acabando empatados con 1 victoria por cada lado y dos empates. El desempate era necesario y el 18 de marzo de 1923 ambos equipos se enfrentan en San Mamés. Pese a no poder contar con una de sus principales figuras, Mariano Arrate, la Real se impuso por 2 goles a 1 gracias a los dos tantos de Eduardo Arbide y de esa manera alcanzó el título de Campeón de Gipuzkoa, título que revalidaría en las temporadas 1924-25, 1926-27 y 1928-29.

Los partidos entre los dos primeros equipos de Gipuzkoa despertaban siempre gran expectación y eran vividos apasionadamente tanto en Irún como en San Sebastián.

Partidos internacionales

El número de partidos oficiales que se disputaban aquellos años no era muy elevado por lo que los equipos completaban la temporada con frecuentes choques de carácter amistoso. Muchos de estos partidos se disputaban contra equipos extranjeros. Así en estos años jugaron en Atotxa equipos franceses (Olympique Paris, Cette, Vie au Grand Air, Racing Paris...), belgas (Union St. Gilloise, Racing Bruselas), portugueses (Casa Pía de Lisboa), suizos (Cabtonnal Neuchatel), austriacos (Rapid Viena), alemanes (Essener Turnebund, Nuremberg), holandeses (Breda, Maestrichsche Vietbal), italianos (Sampierdarenese), húngaros (MTK, Ferencvaros), la selección uruguaya, etc..

Pero sin duda alguna los que más sensación causaron fueron las visitas de clubes profesionales ingleses como Birmingham o Newcastle.
La visita del equipo alemán del Essener Turnebund trajó a Donosti a un jugador de origen húngaro, Lippo Hertzka, que en 1923 se convirtió en el primer entrenador profesional de la Real Sociedad. Los contactos de Hertzka con el fútbol de centroeuropa lograron que la Real fuera en el verano de 1924 el primer club en viajar de gira por Austria, Hungría, Alemania... gira que se repetiría al año siguiente.

Pero la proyección internacional de los jugadores de la Real Sociedad no quedó ahí, en 1922 ocho realistas (Agustín Eizaguirre, Amador y Mariano Arrate, Antxon Arrillaga, Celestino Olaizola, “Tato” Martínez, Eduardo Arbide y Juan Artola) forman parte de la selección vasca que realizó una gira por Sudamérica.

Por otra parte la presencia de jugadores realistas en la selección española es una constante en estos años participando en las olimpiadas de Amberes y Ámsterdam.

La triple final de Copa de Santander

La temporada 1927-28 concluyó con uno de los momentos más recordados de la historia de la Real Sociedad: La triple final de Copa disputada en Santander frente al F.C. Barcelona.

La Real Sociedad había concluido el Campeonato de Gipuzkoa en 2ª posición, por detrás del Real Unión, logrando así su clasificación para el Campeonato de España. En primer lugar se disputó una liguilla previa con los Campeones y Subcampeones de Gipuzkoa, Aragón y Cataluña, esto es el Real Unión, la Real Sociedad, el Iberia y el Patria de Zaragoza, el F.C. Barcelona y el Europa de Barcelona. Se clasificaron para cuartos de final el F.C. Barcelona y la Real, los donostiarras eliminaron al Celta en cuartos y al Valencia en semifinales antes de llegar a la final frente al Barcelona.

El partido se disputó en El Sardinero el 20 de mayo y concluyó con empate a 1 gol con goles de Mariscal y Samitier. El encuentro dió origen a una curiosa pugna al margen del fútbol. En un momento del choque el portero del Barcelona Plattko resultó lesionado lo que sirvió de inspiración al poeta Rafael Alberti, que estaba presenciando el encuentro, para escribir su “Oda a Plattko”, pero otro poeta, el donostiarra Rafael Celaya “contraatacó” poéticamente escribiendo una contraoda en la que señalaba que el responsable de que la Real no hubiera ganado no era Plattko sino el deficiente arbitraje.

Dos días más tarde se repitió el partido y el resultado final fue nuevamente de empate a 1 gol gracias a los tantos de Kiriki y Piera. La tercera final se aplazó hasta el 29 de junio debido a que se debían disputar los Juegos Olímpicos de Amsterdam en los que participaron ocho jugadores realistas y ningún barcelonista (ya que estos eran profesionales). El cansancio tras las Olimpiadas hizo mella en los jugadores de la Real y los catalanes se impusieron por 3 a 1 con goles de Txomin Zaldua, Samitier, Arocha y Sastre.

El nacimiento de la Liga

A finales de los 20 el fútbol había crecido mucho, los campeonatos regionales no satisfacían ya ni las demandas de los aficionados ni las necesidades económicas de los Clubes, cada vez mayores a medida que se iba imponiendo la profesionalización, por lo que se hacía necesaria una remodelación de las competiciones futbolísticas.

El modelo a imitar era la Liga inglesa pero su implantación en España no fue fácil. Las discusiones entre los “minimalistas”, partidarios de un campeonato restringido, y los “maximalistas”, que defendían un campeonato más abierto, retrasaron el comienzo del campeonato de Liga.

Los minimalistas encabezados por el F.C. Barcelona pretendían que la Primera Dvisión estuviera compuesta tan sólo por los clubes que habían sido en alguna ocasión campeones de Copa, es decir, F.C. Barcelona, Real Madrid, Real Unión, Athletic, Arenas y Real Sociedad (a la que se le reconocía el título ganado bajo el nombre de Club Ciclista). Los maximalistas querían incluir también a los subcampeones de Copa y a los equipos principales de cada región. La falta de acuerdo provocó que en la temporada 1927-28 se jugaran dos campeonatos, ninguno de los cuales llegó a completarse. La Real Sociedad junto con el resto de los clubes minimalistas jugó el llamado Torneo de Campeones.

Finalmente se impuso el acuerdo y en febrero de 1928 se estableció que la Primera División del futuro Campeonato de Liga estaría compuesta por diez equipos: los seis campeones de Copa, los tres subcampeones (Europa de Barcelona, Atlético Madrid y Español de Barcelona) y por el ganador de un torneo entre otros clubes, en el que resultó ganador el Racing Santander.

Con estos diez equipos se inicia en la temporada 1928-29 la historia liguera. Para la Real Sociedad el debut tuvo lugar el 10 de febrero de 1929 con el derby frente al Athletic en Atotxa. La primera alineación realista estuvo formada por: Izaguirre, Ilundain, Galdós, Amadeo, Martín Marculeta, Trino, Kiriki, Mariscal, Cholín, Paco Bienzobas y Yurrita. El partido concluyó con empate a 1 gol, se adelantó la Real Sociedad con un gol de Paco Bienzobas a los 43 minutos pero un minuto más tarde Bergareche empató para el Athletic.

La Real Sociedad concluyó el Campeonato en 4ª posición con 8 victorias, 4 empates y 6 derrotas, 46 goles a favor y 41 en contra a cinco puntos del Campeón, el F.C. Barcelona. Como dato curioso el primer “pichichi” de la Liga fue el realista Paco Bienzobas.